Para qué sirve el botón WB de mi cámara?

Si tienes cámara de fotos o de video, o siquiera alguna vez usaste una, es seguro que te topaste con el botón WB o White Balance. Si eres un usuario con conocimientos básicos, lo más probable es que lo tengas configurado en automático, pero en este artículo te explicaremos para qué sirve y como funciona, para que la próxima vez que saques una foto, seas capaz de decidir tú y no tu cámara.

 

El White Balance o Balance de Blancos tiene que ver con la Temperatura de Color.

 

Explicada de la manera más sencilla posible, la temperatura de color es el tinte dominante que tiene cada luz existente. Se mide en grados Kelvin, y su escala se determina por el color que alcanza una barra de platino al ser calentada a diferentes temperaturas.

 

Con esta información ya te di el primer golpe, la luz tiene colores….y no me refiero a una luz LED de esas de las fiestas….la luz del sol, la luz del cielo, del fuego tiene diferentes colores o Temperaturas de color.

 

Entonces, representado en una escala, esto se vería así:

Escala temperatura-01.jpg

Como pueden ver en la gráfica, cada tipo de luz tiene una temperatura diferente, partiendo de izquierda a derecha por las luces más cálidas. Por qué digo cálidas? Porque a menor temperatura de color, más rojizo se vuelve todo. Como vemos, la luz de vela emite una temperatura decolor de 1850 kelvin, es anaranjada, casi rojiza.

 

Al otro lado del diagrama, tenemos las luces frías, temperaturas de color sobre los 6000 k, como un día nublado, que bordea los 10.000 kelvin, es decir, luz prácticamente azul.

 

En el centro de la escala se encuentra la luz “blanca”, que para nosotros está representada en la luz solar directa que podemos recibir durante el medio día.

 

Entonces, ya entendemos que la luz no siempre es blanca, pero, ¿Por qué nosotros no vemos la dominante de color en ella?

 

Básicamente, porque nuestros sistema visual es la súper estrella del mundo óptico, y en cosa de milésimas está listo para adaptarse, así que, cuando nuestro cerebro detecta que nuestro ojo está mirando algo bañado con una luz que no es directamente blanca, trata de compensar la distorsión de color, interpretando lo que ve y corrigiendo el dominante de color para llevarla lo más cerca del blanco. Eso básicamente, es hacer Balance de Blancos.

 

Claro, en nuestro cerebro pasa todo el tiempo y nosotros no tenemos que esforzarnos de manera consciente, y como nuestras cámaras son unas envidiosas, trataron de copiarle al cerebro, incorporando un sistema de balance de blancos basado en filtros virtuales de color.

 

Funciona de esta forma:

 

Como la exposición “correcta” se da teniendo luz blanca, debemos llevar todo lo que no esté iluminado por esta temperatura de color, a acercase a ella.

 

Imaginemos que tenemos 3 focos iluminando al centro de un muro, una luz es roja, la otra es verde y la otra es azul. Este proceso de superponer y combinar luces se denomina Síntesis aditiva, y se vería algo así.

Sintesis aditiva-02.jpg

Es similar a una rosa cromática, en donde podemos ver como cada color superpuesto genera uno nuevo, y también, podemos conocer que color es el opuesto al otro. Si miramos el diagrama, sabemos que sumando una luz roja más una verde obtenemos el color amarillo, o sumando azul más rojo obtenemos magenta.

 

Pero qué pasa si sumamos luz azul y luz amarilla?

 

Al ser luces de colores opuestos, actúa la síntesis aditiva sumándolos y convirtiéndolos en Blanco, porque el azul neutraliza al amarillo y viceversa.

 

Entonces, si queremos llevar una luz de color a blanco, solo debemos buscar el color que la neutraliza.

Captura de pantalla 2017-10-13 a las 0.19.40.png

Ahora, llevemos esto al balance de blancos de una cámara.  Cuando lo usas en automático, la cámara determina el color dominante de la escena y filtra digitalmente la imagen con el color opuesto para llevar la temperatura de color a blanco.

 

En general eso es cómodo, pero dejar el criterio de la temperatura de color a la cámara no siempre es bueno, porque es muy fácil que se confunda e interprete la dominante de color de otra forma.

 

Si decides hacerlo de forma manual, cada vez que selecciones una configuración de balance de blancos, estarás filtrando tu imagen mediante la superposición del color opuesto.

 

Así que si elijes por ejemplo WB Nube (día nublado), estarás superponiendo un filtro cálido que compense la luz fría dominante en la escena.

Balance de Blancos-03.jpg

Por ejemplo, en la imagen tenemos a mi perrita Vampira iluminada por la luz de un día nublado, representado por el círculo azul intenso (ya sé que es demasiado azul, pero me tome algunas libertades creativas para poder explicarlo mejor). Cuando activamos nuestro WB Nube, la cámara superpone un filtro cálido (representado por el círculo amarillo) y con esto se logra neutralizar la dominante de color de la imagen llevándola a blanco.

 

Nuevamente conscientes de mi libertad creativa (y hoy me siento muy creativa), se vería algo así.

Balance Manual-04.jpg

Como pueden ver, la línea superior sería el filtro correspondiente a cada configuración, y en el centro podemos ver como la dominante de color cálida o fría se compensa llegando a blanco.

 

Como opción más avanzada, las cámaras incluyen un selector de temperatura de color en grados kelvin, que te permitirá modificar manualmente el color del filtro, dando opción a utilizar estilos creativos o mejorar el balance cuando trabajes con luces de colores más intensas.

Capturas pantalla-05.jpg

Utilizando estos modos de WB puedes lograr resultados tan variados como una exposición con dominante blanca, o atardeceres con colores increíbles.

Ahora la recomendación es que revises tu cámara, prueba los diferentes modos de balance de blancos y las configuraciones personalizadas, y por supuesto coméntanos los resultados.