Este es el secreto del enfoque para tus fotos de paisaje

Siempre que ando sacando fotos en exterior llego a un punto del día en que el paisaje se vuelve perfecto; la luz es la ideal, las sombras son exactas y todo el espacio logra crear un conjunto que simplemente necesito fotografiar. Entonces, ajusto mi cámara, tal vez la monto en un trípode y disparo esa imagen que seguro será mi próximo fondo de pantalla, o la impresión a todo color que decorará mi pieza…si, quedará perfecta!

Pues estoy sentada en el computador, y ahí es cuando me doy cuenta que algo no funcionó…mi foto no es todo lo épica que debía ser, de hecho... de hecho no está todo a foco!! [inserte su mejor rostro de espanto aquí]

Pero qué pasó??? Por qué mis fotos no se ven como las de internet!

Bueno… lo que pasó es que se me pasó usar la hiperfocal. Me pasé po’…

Si no te suena el concepto, te cuento que la Hiperfocal es la distancia a la que debes configurar tu enfoque para que, de acuerdo a los parámetros dispuestos en tu cámara, así como las características propias del modelo y sensor, logres obtener la mayor profundidad de campo posible en tu imagen.

Cómo la calculas? Sinceramente, es un enredo, pero básicamente se trata de estimar una distancia de enfoque en relación a los parámetros de apertura, longitud focal y diámetro del círculo de confusión. Si fuera tan satánica como mi profesora de matemáticas del colegio lo pondría así: 

Captura de pantalla 2017-10-12 a las 23.49.35.png

Imposible cierto? 

Como no soy tan mala, les digo desde ya que se ahorren todo este calculo porque hay aplicaciones para su Smartphone que lo hacen por ustedes, como DoF Table para iPhone o HyperFocal Pro para Android.

De todas formas, vamos a entender cómo funciona la Hiperfocal.

Primero que todo es importante conocer el Punto Dulce de nuestro objetivo. Qué es eso? Pues es nada más que el punto en donde nuestro lente tiene mejor respuesta y nitidez. Generalmente se encuentra entre 2 pasos de diafragma sobre la mayor apertura y hasta aproximadamente la mitad de esta escala viajando hacia la apertura mínima. Por ejemplo, en el lente Nikkor 35 mm 1,8 DX, su punto de mayor nitidez, o Punto Dulce, se encuentra en el diafragma f4.

Entonces, con esta información clara, ya sabemos en qué diafragma debemos trabajar para obtener mejores resultados con cada uno de nuestros lentes.

Ya montamos nuestra cámara sobre un trípode y la configuramos para exponer correctamente en el Punto Dulce. El siguiente paso es calcular a qué distancia se encuentra la hiperfocal. Para esto usamos la aplicación que nos resulte más cómoda, y tras ingresar los datos de nuestra cámara junto a la configuración de diafragma y focal, se nos entregará una distancia en metros.

Una vez obtenida esta información, debemos situar nuestro punto de enfoque a la distancia indicada, y aquí es cuando sucede la magia. Resulta que al enfocar en esta medida, que es nuestra hiperfocal, conseguiremos que todo lo que esté situado más atrás de este punto, hasta el infinito y más allá, estará a foco. Algo similar ocurrirá hacia delante, en donde tendremos correctamente enfocada la mitad de la distancia entre nuestro punto de hiperfocal y la cámara. Suena a nada, pero si ya han intentado hacer fotos de paisajes sin este calculo, seguro les emociona saber que pueden obtener resultados sumamente diferentes usando la hiperfocal.

Como se que no es tan claro de entender solo leyendo, llamaremos a mi perrita, la Vampira, para que nos ayude a explicar esto de mejor manera.

Explicacion vampira.jpg

Si revisamos el ejemplo, en nuestro paisaje hipotético, tras ingresar los datos de la cámara de nuestro fotógrafo, nuestra hiperfocal quedó definida a los 6 metros. Por tanto, todo lo que esté por detrás de esa distancia y hasta el infinito queda nítido, y hacia delante, se encontrará enfocado hasta la mitad de nuestra hiperfocal, es decir, 3 metros contados desde la cámara, porque 6 metros de hiperfocal dividido en 2 es igual a 3 metros, vale decir, la distancia mínima en foco.

Que logramos con esta técnica? Pues, como pueden ver, logramos tener en la misma foto a mi querida Vampira completamente en foco, y a la vez, un fondo nítido hasta el infinito. Ya se lo quisieran otros perros!

Esta misma dinámica nos facilitará la vida si queremos hacer fotografía nocturna, pues calculando nuestra hiperfocal nos aseguraremos de tener estrellas completamente nítidas, pues podrás recordar que el foco infinito de los lentes nunca es preciso.

Ahora que ya sabes que la distancia focal, el diafragma y tu tipo de cámara modifican la forma de enfocar, te invitamos a que encuentres la hiperfocal para tus fotos y nos comentes tus resultados….esta vez tu paisaje será tan épico como soñabas!