7 Errores comunes al comprar tu primera cámara

pexels-photo-593324.jpeg

Todos quienes gustamos de la fotografía hemos pasado por este momento, o estamos esperando a pasar por él: comprar nuestro primer equipo fotográfico. Claro, lo primero que viene a nuestra mente es la cámara, ¿Qué marca es mejor? Seguro que tengo que elegir la cámara con más megapíxeles, o la más cara de todas sin duda alguna es la mejor.

Pero calma! La emoción de por fin alcanzar nuestro momento de gloria máxima en esa tienda que tantas veces nos tentó nos puede pasar la cuenta, y al final, por dejarnos llevar por la euforia terminaremos tomando una mala decisión.

Entonces, a qué debo ponerle atención cuando arme mi equipo fotográfico? Vamos a ver!

1-       Comprar sin información.

Este es el primer y más frecuente error a la hora de comprar un equipo de cualquier tipo. Llegas a la tienda, te encuentras con mil opciones diferentes que parecen ser todas maravillosas alternativas a lo que necesitabas, y al final no sabes qué elegir. Antes de entrar a la tienda, antes de siquiera juntar el dinero para nuestra cámara, lo primero primerísimo que debemos tener en cuenta es ESTUDIAR. Leer foros, revistas, ver reviews, preguntar a alguien que conozca sobre el tema. Si llegamos a comprar a ciegas, lo más seguro es que nos llevemos malas sorpresas cuando ya no haya vuelta atrás.

2-       Confiar en lo que dice el vendedor.

-               No tenemos nada en contra los vendedores, en serio, siempre son muy amables y más de alguna vez nos han ayudado con algún descuentito. Pero seamos sinceros, su trabajo es vender. Generalmente tienen la información básica de cada producto, no son fotógrafos y difícilmente saben usar el producto que están ofreciendo. Por eso, está bien, escuchemos al vendedor, pero siempre recordando que su palabra no es ley.

3-       Comprar la cámara porque tiene más megapixeles.

big-dslr-camera-and-equipment-picjumbo-com.jpg

Típico. Estás en la tienda y te pones a leer las especificaciones en busca de la cámara con más megas, porque la lógica dice que más es mejor, obvio!. Pues no señores y señoras, no siempre más es mejor, más megas no significan mejores fotos. Sin duda, tener una mayor resolución siempre es agradable, pero son muchos los factores que influyen al momento de crear una imagen, así que no se deje llevar por el juego de los números.

4-       Comprar la cámara más grande.

Captura de pantalla 2017-11-29 a las 20.22.32.png

Otra vez nuestro cerebro jugándonos malas pasadas y aplicando la lógica del más grande es mejor. Claro, antes necesitábamos cuerpos de cámara enormes y de varios kilos para poder poner toda esa tecnología adentro, pero la cosa ha cambiado. Es cuestión de comparar las actuales cámaras mirrorless (cámaras sin espejo) con una DSLR de las más básicas. En la mitad del tamaño puedes tener un equipo con mejor sensor, mejor procesador de imagen y un suma y sigue de atributos que nada tienen que ver con el volumen. Lectores queridos, recordemos que lo importante es el alma detrás de cada cuerpo.

5-       Elegir una Full Frame solo por ser una Full frame.

Este es un asunto no menor, porque en realidad la full frame es el sueño erótico de todos quienes gustamos de la fotografía. Peeeeero, por más hermoso que sea en nuestros sueños, una Full no es la mejor opción para todos. Pero por qué? Bueno, es simple… no todos usamos la cámara para el mismo tipo de fotografías, no todos tenemos el presupuesto para comprar los lentes que ese tipo de equipos requiere. Un ejemplo son los fotógrafos de vida salvaje, que muchas veces privilegian el factor de recorte de una cámara de sensor más pequeño y lo suman a un lente Full Frame, para obtener mayores distancias focales.

6-       Privilegiar los lentes de focal variable.

pexels-photo-610293.jpeg

-               Sin duda son una buena opción cuando estamos haciendo fotos en terreno, o necesitamos cambiar rápidamente de un ángulo abierto a uno más cerrado entre una foto y otra, pero cuando queremos explotar al máximo la respuesta de nuestra cámara, el lente prime siempre será la mejor opción. Al ser lentes fijos, su construcción es mucho más sólida por tener menos elementos móviles, lo que nos permite ganar detalle y disminuir la perdida de luz, obteniendo imágenes más nítidas que al disparar con un lente de focal variable.

7-       Comprar una cámara sin saber para qué la quieres.

-               La misma lógica aplica con los lentes. Antes de tomar cualquier decisión pregúntate ¿Qué quiero hacer con mi cámara? Por ejemplo: si quieres una cámara que puedas usar para sacar fotos en tus vacaciones, que sea portátil y rápida de usar, tal vez una cámara con lentes intercambiables no es tu opción. Por el contrario, si quieres hacer fotos de deportes, una cámara compacta difícilmente llenará tus expectativas.  Hay un equipo adecuado para cada tipo de usuario, lo importante es definir cual es mi objetivo a la hora de fotografiar, y el resto será solo poner manos a la obra.

equipamientoSophia Musa